C/ Leyre Nº17
CP/ 31003 Pamplona, Navarra
+ 948 178 399

Solicita tu cita

Logotipo SIC
Imagotipo SIC
15 May 2024 - Actualidad

Cómo afrontar un postoperatorio: principales cuidados básicos

Imagen de la noticia Cómo afrontar un postoperatorio: principales cuidados básicos

Son muchos los pacientes que muestran su preocupación en torno a la cirugía oral y los días que le siguen. Desde Clínica SIC, siempre instruimos a los pacientes para que puedan tener una recuperación exitosa tras la cirugía. Además, nuestros pacientes tienen la tranquilidad de contar con un teléfono de urgencia donde recibirán la atención necesaria en caso de presentar alguna complicación. 

Te contamos algunos de los cuidados que forman parte de un postoperatorio de cirugía oral: 

Uso de gasas para anular el sangrado

Tras una intervención oral, recomendamos mantener una gasa limpia y húmeda sobre la zona afectada durante -aproximadamente- una hora u hora y media. El paciente debe sujetarla sin ejercer presión sobre la herida. 

Será normal que, durante los primeros días, el paciente presente una saliva sanguinolenta. En ocasiones, el sangrado puede prolongarse hasta el punto de formar coágulos. En estos casos, las gasas siguen ejerciendo un papel fundamental. Para pausar el sangrado, debemos limpiar la zona con agua, mojar una nueva gasa y colocarla sobre la zona que nos interesa, manteniéndola durante unos 20 minutos.

Aplicación de hielos sobre la zona inflamada

Para que el postoperatorio resulte más llevadero, es aconsejable reducir la inflamación asociada a los primeros días tras la intervención. Por eso, recomendamos aplicar frío (hielos protegidos con un paño, bolsas de congelados o packs de gel frío) sobre la zona afectada cada 10 minutos. Igualmente, recomendamos que, durante las primeras noches, el paciente duerma con la cama incorporada o con una almohada extra. 

Dieta blanda y templada 

Tras la intervención, pasadas las horas, una vez apaciguado el efecto de la anestesia, se puede (y se debe) empezar a comer. No obstante, debemos ser precavidos adaptándonos a una dieta blanda y templada, formada por alimentos como yogur, arroz blanco, tortilla francesa, purés, patata hervida…, etc. De esta manera, controlamos el movimiento de la boca y protegeremos la zona afectada. 

La higiene, nuestra gran aliada 

24 horas después de la operación, debemos proceder al cepillado. Un proceso que se sirve de un cepillo blando con el que podremos “peinar” la herida con delicadeza y que, al mismo tiempo, complementamos con la aplicación de un enjuague bucal y un gel de clorhexidina. Este procedimiento se debe llevar a cabo hasta tres veces al día, después de cada comida principal. 

Todo un conjunto de pasos sencillos que, desde SIC, recomendamos aplicar con el objetivo de alcanzar la recuperación y el bienestar del paciente lo antes posible.